Los veterinarios Aconsejan

Los veterinarios Aconsejan

Lo mejor que puede hacer un amo por su mascota es cuidarla para que vayan con un veterinario el menor número de veces posible (la primera para que lo vacune contra una o varias enfermedades que no sólo pueden poner en riesgo su salud, sino también la de su amo). Un animal recién nacido ingiere (junto con la leche materna  de los primeros días, conocida como calostro) anticuerpos que lo protegen aproximadamente 2 meses de las infecciones más comunes de cada especie. Por ello no es recomendable la vacunación durante este lapso. Pero a partir del tercer mes de vida, el cachorro (perros o gatos debe ser vacunado sin demora.  Hay que tener  en cuenta que, desde esa edad hasta las ocho meses, el animalito estará en una fase de aprendizaje en la que será capaz de ingerir o jugar con sustancias o materiales con un alto riesgo infeccioso. 

Aunque existe  un gran número de vacunas comerciales, cuatro sin imprescindibles para los perros:
  1. Contra el parvovirus, la enfermedad viral de mayor incidencia entre los tres y siete meses de vida; se transmite mediante los excrementos y puede matar al animal después  de una larga serie de vómitos y diarrea sanguinolentos.
  2.  La vacuna trivalente contra el moquillo, la leptospirosis y la hepatitis ocasionada por el adenovirus tipo 2; de las tres enfermedades, la más peligrosa es la primera ya que, al desencadenar alteraciones nerviosas, respiratorias y digestivas, puedes causar la muerte.
  3. La antirrábica, que debe ser suministrada un mes después. Todas ellas volverán a ponerse cada año.
Por su parte las vacunas para gato abarcan un gran espectro de males como leucemia felina, rinotraqueitis felina, clamidiosis, calicivirosis, penleucopenia, peritonitis infecciosa felina y rabia. Se aplican según el criterio del veterinario, que toma en cuenta las condiciones sanitarias de la región, Llevar a vacunar a la mascota cada año, permite, además, que el veterinario haga una revisión completa de su estado general de salud.

Los cachorros caninos suelen ser atacados por ascáridos (gusanos parásitos que viven en sus intestinos) aún desde que están en el vientre materno. Éstos les impiden un crecimiento normal. Su presencia se manifiesta mediante frecuentes diarreas. Conviene que el veterinario recete medicamentos vermicidas a los tres, seis y doces meses de vida del animal. Es frecuente que tanto perros y gatos tenga fiebre, esta suele ser síntoma que alerta sobre diversas enfermedades que pueden ir desde una ligera infección hasta graves tumores cancerosos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dinos que mascota tienes y como se llama. También si tienes un comentario sobre el post, bienvenido.

Masconotas

Christian el León

Su vida de pequeño hasta el reencuentro con sus dueños.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...